contador de visitas Hoa:)
Me llamo José Camilo, Soy de antofagasta, tengo 18 años, si quieres reir ven que yo lo armo :3 
blameaspartame:

everyone’s a critic

blameaspartame:

everyone’s a critic

unstvlish:

x

unstvlish:

x

posted on Julio 24,726 notas
waneella:

apocalyptic version

waneella:

apocalyptic version

godotal:

omgbuglen:

How to use sand to freak people out

Imagine if some guy was tripping and saw the woman, runs up to help her and she just crumbles apart in his hands. That’s gonna take the trip south.

godotal:

omgbuglen:

How to use sand to freak people out

Imagine if some guy was tripping and saw the woman, runs up to help her and she just crumbles apart in his hands. That’s gonna take the trip south.

doinganythingtojustfeelbetter:

La duración media de un abrazo entre dos personas es de 3 segundos, pero los investigadores han descubierto algo fantástico. Cuando un abrazo dura 20 segundos, se produce un efecto terapéutico sobre el cuerpo y la mente. La razón es que un abrazo sincero produce una hormona llamada “oxitocina”, también conocida como la hormona del amor. Esta sustancia tiene muchos beneficios en nuestra salud física y mental, nos ayuda, entre otras cosas, para relajarse, para sentirse seguro y calmar nuestros temores y la ansiedad. Este maravilloso tranquilizante se ofrece de forma gratuita cada vez que tenemos a una persona en nuestros brazos, que acunamos a un niño, que acariciamos un perro o un gato, que estamos bailando con nuestra pareja, cuanto más nos acercamos a alguien o simplemente sostenemos los hombros de un amigo.

doinganythingtojustfeelbetter:

La duración media de un abrazo entre dos personas es de 3 segundos, pero los investigadores han descubierto algo fantástico. Cuando un abrazo dura 20 segundos, se produce un efecto terapéutico sobre el cuerpo y la mente. La razón es que un abrazo sincero produce una hormona llamada “oxitocina”, también conocida como la hormona del amor. Esta sustancia tiene muchos beneficios en nuestra salud física y mental, nos ayuda, entre otras cosas, para relajarse, para sentirse seguro y calmar nuestros temores y la ansiedad. Este maravilloso tranquilizante se ofrece de forma gratuita cada vez que tenemos a una persona en nuestros brazos, que acunamos a un niño, que acariciamos un perro o un gato, que estamos bailando con nuestra pareja, cuanto más nos acercamos a alguien o simplemente sostenemos los hombros de un amigo.